CDHDF solapó tráfico de influencias de Góngora: PAN-DF

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal ha solapado el tráfico de influencias del exministro Genaro Góngora Pimentel, con lo que logró encarcelar a su expareja y reducir la pensión alimenticia de sus dos hijos.

soycitadino.com / DF Ciudad de México

Así lo acusan legisladores de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

“Lo han cuidado y no le hicieron absolutamente nada y ahí tienes una omisión o complicidad del ombudsman capitalino, que prefiere defender a los vándalos del primero de diciembre que luchar por los derechos de los de las personas”, señalóFederico Döring, coordinador de los diputados del PAN de la ALDF.

La primera queja interpuesta ante la comisión se inició tras la detención de Ana María, expareja del ministro, el 7 de junio de 2012, por un fraude que no cometió. Y aunque la autoridad determinó su inocencia, Derechos Humanos del Distrito Federal nunca emitió recomendación alguna.

“Los hechos se consumaron y no es posible que hasta el día de hoy no se haya emitido una sola recomendación o por lo menos se haya dado a conocer los avances de este informe. creo que es algo que demandamos que se haga público, que emita las recomendaciones”, abundó el diputados de la ALDF, Orlando Anaya.

La seguna queja que ha estado en la congeladora por casi 20 meses está relacionada con la determinación de la Cuarta Sala de lo Familia, que autorizó reducir de 120 mil a 50 mil la pensión alimenticia que el exministro Góngora debería otorgar a sus hijos.

”Es una canallada, es una vileza humana que alguien se atreva a discriminar a su propia sangre para ahorrarse dinero y usar el pretexto  de que tienen una condición de vulnerabilidad como el autismo para tratar de reducir sus obligaciones como padre”, comentó Döring.

”No puede ser que el tráfico de influencias llegue hasta esos niveles, no puede ser que una comisión de derechos humanos ponga en la balanza el peso político de una persona para emitir o no recomendaciones”, recalcó Anaya.

Así y con total impunidad, la Comisión de Derechos Humanos capitalina no ha respetado uno de sus principios básicos previsto en el artículo quinto de su ley: de actuar en forma ágil y expedita.

Hoy, Ana María Orozco ha levantado una nueva queja, pero ahora ante la Comisión Nacional de Derechoes Humanos, quien ya tiene en la mira al ombudsman capitalino,Luis González Plascencia, por sus probables omisiones en el caso Góngora Pimentel.

Anuncios