DF: Ciudades perdidas… y olvidadas

IMG_0197-1024x768Autoridades y ciudadanos esquivan la mirada ante las miles de personas que habitan en las llamadas ‘ciudades perdidas’, asentamientos urbanos que padecen carencia de servicios básicos, inseguridad, hacinamiento, ausencia de drenaje y riesgos en materia de protección civil, coincidieron políticos y especialistas.

Diario de México / DF Ciudad de México Foto: Especial

De acuerdo con la presidenta de la comisión de Desarrollo Social en la Asamblea Legislativa del DF (ALDF), Ernestina Godoy, en la capital existen al menos unas 69 ciudades perdidas donde residen poco más de 40 mil personas, y muchas de ellas tienen ya más de tres décadas de existir.

“Los ciudadanos y los gobiernos cierran los ojos ante una situación tan lacerante […] son zonas de muy alta marginalidad y difícil acceso, incluso se impide entrada de la policía en muchas, son viviendas muy pequeñas, hay un hacinamiento total”, reconoció la legisladora.

Puras promesas

Ángel Mercado, catedrático de la UAM, afirmó que esta clase de asentamientos, por su alto nivel poblacional y de marginación, muchas veces son utilizados por políticos en tiempos electorales para conseguir votos a cambio de promesas.

“Todos los partidos de cualquier color que sean, creen que a base de promesas se fortalecen, pero eso es pervertir un problema social muy grave, creo que la acción debe comenzar por los propios vecinos, los políticos no tienen siquiera facultades para hacerlo, tampoco interés, el político los va a utilizar”, sostuvo el experto en urbanismo.

Para Elena Martínez de 66 años, residente del ‘Callejón’, una vecindad con 27 hogares escondido en la colonia Narvarte Poniente, en la delegación Benito Juárez, las visitas de políticos son frecuentes, así como sus promesas de ayuda, que lucen por su incumplimiento.

“Nos prometen que nos van a meter a programas de vivienda, que nos van a ayudar en muchas cosas, que nos van a traer despensas, pero nosotros ‘ver para creer’, no creemos ya en promesas, ya de promesas estamos hasta aquí”, dijo Elena, tocándose la frente.

Sobre esta problemática en la tercera cerrada de Luz Saviñón, el jefe delegacional Jorge Romero, se comprometió a poner mayor atención a las necesidades de los pobladores y apoyarlos de acuerdo con las facultades de la delegación.

Para Ulalume Marines, socióloga de la UNAM, los habitantes tantes de las ciudades padecen vulneraciones mayores que los marginan de la sociedad.

“Los habitantes de estos asentamientos, que regularmente pertenecen a la franja de pobreza extrema, no se marginan por sí mismos, los margina el propio proceso urbanístico y su poco acceso a la vivienda”.

Anuncios